Cuatro miradas sobre la “ola tecnológica” en el Gobierno de Córdoba

Desde Comunidad Empleados hablamos con cuatro agentes que trabajan en la Dirección de Sistemas y realizan, nada más y nada menos, la liquidación de sueldos de toda la Administración Pública Provincial.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

Pensemos que hace 10 años atrás, cada agente provincial tenía todos los meses su recibo de sueldo impreso en una hoja de papel. Incluso estaban quienes se encargaban de repartirlos personalmente. Hoy la realidad dentro de la Administración Pública Provincial es otra.

La implementación del Recibo Digital en noviembre de 2012, el módulo de autogestión MAB –Movimiento, Altas y Bajas docentes– en 2013 y la creación de Empleado Digital en 2017 son algunos de los grandes hitos que se gestaron en la Dirección de Gestión Salarial de la Secretaría General de la Gobernación.

Desde Comunidad Empleados hablamos con cuatro agentes que se desempeñan en la Dirección de Sistemas –dentro de Gestión Salarial– para conocer sus puntos de vista sobre el impacto de la ola tecnológica en sus trabajos, sus orgullos y anhelos.

Ellas son la subdirectora de la Dirección de Jurisdicción de Sistemas, Jimena Caamaño, y tres Jefas de Área: María de los Ángeles Buson a cargo de Desarrollo, Mariana Bilmes de Producción y Carina Murúa de Sistemas. La Dirección se completa con Oscar Silva a cargo del área de Seguridad.

“Todas las áreas suenan muy parecidas” dice entre risas la Subdirectora al momento de explicar las tareas de cada sector que dependen de la Dirección de Jurisdicción de Sistemas a cargo de Mariana Aldao.

¿Qué las hace distintas?

— Jimena Caamaño: La Jefatura de Sistemas se encarga del relevamiento de necesidades, análisis de datos, diseño y testing posterior. El Área de Producción se encarga del uso del sistema. La Jefatura de Desarrollo hace la estructura del código en particular y Seguridad se encarga de quienes tienen acceso al sistema, gestión de usuarios y los pasajes entre ambientes.

Carina Murúa: Más allá de liquidar sueldos, realizamos tareas de mantenimiento del sistema y también desarrollamos la aplicación Empleado Digital para web. (Ver: EDI: “La facilidad de llegar a cualquier parte de la provincia, con las mismas condiciones”)

María de los Ángeles Buson: Además trabajamos con Autogestión, MAB, que manejan los directores de escuelas para sus docentes. 

Carina, Mariana y Jimena son ingenieras en sistemas. María de los Ángeles es analista en sistemas, y está cursando la misma ingeniería. Todas son egresadas de la Universidad Tecnológica Nacional de la ciudad de Córdoba.

Sobre la poca presencia de mujeres en áreas informáticas, destacan que desde el Gobierno Provincial recibieron un gran acompañamiento. Resaltan que las licencias por enfermedad o por maternidad –seis meses para las agentes provinciales- han sido fundamentales para la construcción de sus carreras. De hecho, todas son madres.

Mariana fue la primera que comenzó a trabajar en la Administración Pública, en agosto del 2000, dice. Carina y Jimena ingresaron juntas en 2002. Mientras que María de los Ángeles se sumó en 2005. Todas tienen una trayectoria mayor a 10 años. 

Desde sus inicios hasta hoy con Empleado Digital, ¿cómo vieron los cambios en sus áreas desde las distintas gestiones que pasaron?

Carina: Creció muchísimo. 

Mariana: Nosotras entramos con el primer sistema que englobaba a toda la Administración Pública, Meta4. Entramos en ese auge y desde entonces crecimos hasta llegar a la web con Empleado Digital

Jimena: Antes no había necesidad.

Carina: Era como un área de liquidación de sueldos y punto. Después, desde MAB, se comenzó a darle mayor relevancia. 

María de los Ángeles: Sí, cuando se empezó a englobar todo lo que es Recursos Humanos.

¿Alguna vez imaginaron el gran peso que tienen sus Áreas hoy en día?

Jimena: Llegó un momento en el que trabajábamos con un sistema estable de liquidación y podría haber quedado así para siempre. En ese momento no pensábamos que todo iba a cambiar con tanta velocidad. ¡Ni teníamos celular!

— Mariana: Lo que pasa es que la tecnología ha cambiado y te va llevando a otras cosas. 

— Carina: Sí. Antes teníamos jornadas más tranquilas. Actualmente hay mucho trabajo y hasta hacer lugar para esta entrevista fue difícil. Es impresionante cómo creció, no solo a nivel caudal de trabajo, sino también en variedad de cosas.

Con un gesto afirmativo para Carina, la Subdirectora remarca que son un “área transversal a todas las jurisdicciones” lo cual se traduce en muchos pedidos de reportes. El cambio fue muy grande ya que pasaron de absorber información a ser las poseedoras de la misma. “Tenemos el manejo de la información de muchas áreas. Está todo centralizado acá. Cualquier cosa que necesiten, nos la piden”, resalta la jefa de Sistemas, Carina Murúa.

Capacitarse

Un rasgo en particular sobre el área es que reconvertirse resulta fundamental para seguir cumpliendo con sus tareas: el famoso “aggiornarse”.

¿Cuál es el impacto de los avances tecnológico en sus trabajos? 

— Mariana: Es una ola. La tecnología te va llevando y tenemos que estar a la par. ¿Cómo íbamos a pensar que de liquidar sueldos en Meta4 íbamos a llegar al celular del empleado? Así impacta en nuestro trabajo la evolución tecnológica. 

— Carina: Las tareas se reconvierten todo el tiempo y tenemos que estudiar de nuevo. Aggiornarnos a los nuevos lenguajes de programación hace, también, que no podamos quedarnos.

— Jimena: La tecnología te obliga, también, a reconvertir las tareas. Antes había gente que se encargaba de repartir físicamente el recibo de sueldo a cada empleado. Hay muchas cosas que desaparecieron, y otras aparecieron.

En este punto, Caamaño reflexiona que el paso del papel a lo digital significó tener herramientas para auditar un sistema que antes no tenían: “Nos vamos capacitando, la ola nos va llevando como dijo Mariana, porque lo que antes hacías ya no se hace más”.

— Entonces, ¿las capacitaciones son constantes en sus trabajos?

— Jimena: Sí. Como oficina y como grupo. El año pasado se dio un curso específico para nosotros en la UTN, en lenguaje de programación para poder seguir desarrollando. Además, hacemos los cursos de la Dirección de Capacitación. 

— Carina: Fue una necesidad del área, por eso se solicitó y desde la Dirección de Capacitación la aceptaron. 

—Jimena: También cumplimos con el rol de capacitadores. Por ejemplo, Mariana dio un curso de lenguaje de programación –PLSQL– al área de Producción. Nosotros gestionamos el curso y lo dimos a través de la Dirección de Capacitación. 

— Mariana: Fue un curso interno porque no estaba abierto a distintas áreas. En otra oportunidad, una de las chicas de Seguridad dio un curso abierto de PLSQL. Siempre tratamos de cubrir las necesidades de capacitación específica de cada área. 

Orgullo cordobés

La Subdirectora, Caamaño, cuenta que hace unos años tuvieron un encuentro nacional donde referentes de distintas provincias se mostraron interesados en los avances cordobeses.

“Córdoba tiene una particularidad”, agrega con orgullo Carina Murúa y lo justifica así: el sistema que utilizan para las liquidaciones fue comprado a una empresa –Meta4- que destaca al Gobierno de Córdoba porque el mantenimiento se realiza con los propios agentes provinciales, además de desarrollar módulos propios como ausentismo, Empleado Digital y la digitalización del MAB, integrados al sistema de administración de recursos humanos de la Provincia.

“Tenemos nuestros propios desarrolladores y hacemos nuestro propio mantenimiento. Estamos totalmente fuera del estándar que ellos venden. Según la empresa, Córdoba es un ejemplo para el resto del país”, completa la jefa de Sistemas.

— Al fin y al cabo, el trabajo de ustedes impacta en la vida de las personas. 

— Mariana: Sí, lo tenemos presente y es una presión también. No hemos perdido esa capacidad para ver que si algo sale mal alguien no cobra.

Durante la entrevista, cada anécdota sobre el paso del tiempo y el impacto en sus trabajos estuvo teñida con un gran entusiasmo porque muchos de los actuales avances nacieron con ellas, literalmente. Para concluir resalta que este aspecto les incentiva para seguir haciendo y crecer cada vez más.

En cuanto a sus trayectorias e intereses, las cuatro estudiaron en la Universidad Tecnológica Nacional y ninguna quiere que las relaciones con sus hijas e hijos sean intermediadas por la tecnología. “Para que vuelvan a la infancia que nosotras tuvimos”, aclaran en coro.

chica4
chica3
chica2
chica45

Jimena Caamaño, luego de recibirse de ingeniera en sistemas, estudió maestra jardinera. Era una necesidad personal, cuenta. Tiene dos hijas de cuatro y un año. Una de ellas se llama como la esposa del genio físico Albert Einstein, Mileva; la otra, Nirvana. Para despejar sus pensamientos, juega al paddle. Es la Subdirectora de la Jurisdicción de Sistemas.

Ana Carina Murúa es mamá de un nene de 4. Su pasatiempo es jugar con él sin interferencia tecnológica. Sus padres son sus referentes y su frase de cabecera es bien beatle: “Let It Be”. Hace 11 años es la diseñadora gráfica de la revista en papel del Club Instituto, “La Gloria” de barrio Alta Córdoba. Está a cargo del Área de Sistemas.

María de los Ángeles Buson nació en Bell Ville pero hace 17 años vive en la ciudad de Córdoba. Es madre de tres hijas de 17,12 y un año. Reparte su tiempo entre sus hijas, el gimnasio y la facultad. Es analista en sistemas, y volvió a la UTN para estudiar ingeniería en sistemas. Una figura de gran importancia en su vida es su padre. Es responsable del Área de Desarrollo.

Mariana Anita Bilmes Gold es mamá de una nena de 11 años a quien le recuerda que es “esfuerzo” es fundamental para todo lo que emprenda en su vida. Comenzó a trabajar en la Administración Pública al poco tiempo de recibirse. Previamente desarrolló sistemas para empresas. Hoy es responsable del Área de Producción de la Dirección de Jurisdicción de Sistemas.

Más notas sobre tecnología